domingo, 31 de enero de 2016

Una frontera interior: la de León y Castilla (2)

Los conflictos con Castilla en el reinado de Fernando II (1157-1188)


Tratado de Sahagún (1158)
Castillo de Tiedra (Valladolid).

A raíz del motín de la trucha de Zamora, los nobles leoneses, entre ellos el conde Ponce de Cabrera, fueron destituidos por Fernando II; estos acudieron a Sancho III, que invadió tierra leonesa y se presentó en Sahagún[1]. El 23 de mayo de 1158 los reyes llegaron a un acuerdo. Sancho devolvió a Fernando las tierras tomadas, con la condición de que las tuviesen el conde Ponce de Cabrera, el conde Osorio y Ponce de Minerva. Al poco tiempo Fernando II entregó a Ponce de Cabrera la tenencia de Sanabria.

Dominio leonés en Castilla (1158-1163)

Sancho de Castilla murió en noviembre de ese mismo año. El rey de León ocupó parte de reino castellano, pues el 12 de Febrero de 1159 estaba Fernando II en San Cebrián de Mazote[2]. El leonés estaba dispuesto a intervenir en los asuntos de Castilla en apoyo de los Laras, que se disputaban con los Castros la tutela del rey niño Alfonso VIII. En verano de 1162 fuerzas leonesas se adueñan de Segovia y de la Transierra castellana y llegaron hasta Toledo, donde el rey permaneció varios días. El dominio leonés se extendía a buena parte de Castilla, pues el 26 de octubre Fernando se encontraba en Burgos[3]. Al año siguiente el rey estuvo en Atienza, Medinaceli, Toledo y Soria como tutor de su sobrino Alfonso VIII[4]. En septiembre de 1164, se firmó una concordia de los reyes de León y Castilla (1163)[5].

Luchas por el Infantado (1165-1181)

En 1165 hubo un intento castellano en la Tierra de Campos. J. González cree que los Lara habían atacado Castroverde, pues allí se encontraba Alfonso VIII el 15 de julio dando una merced a Pedro Fernández[6]. Fernando II reaccionó, persiguió a las huestes de los Laras y asedió Medina de Rioseco.
Por su parte, Alfonso VIII entró en Toledo, plaza que se mantenía por Fernando Ruiz, el Castellano, en favor del monarca leonés (1166). Los castellanos atacaron de nuevo tierras leonesas, a lo que Fernando II respondió, cercando y tomando Castrotierra en 1168[7].

Nuevos conflictos entre León y Castilla tuvieron lugar a partir de 1178. Ese verano se produjo un nuevo ataque castellano en la frontera leonesa. A principios de 1179 Alfonso VIII había entrado en la Tierra de Campos. La reacción de Fernando II no se hizo esperar y los ejércitos de ambos monarcas entablaron batalla en “Cast´cam” (Castrejón supone J. González). Mientras tanto, Aragón amenazó con entrar en Castilla si Alfonso VIII atacaba el reino de León[8]. Volvieron los ataques castellanos a la frontera leonesa en la primavera, al tiempo que el infante Sancho de Portugal atacaba Ciudad Rodrigo, defendida en persona por el monarca leonés (batalla de Argañán). En 1180 volvieron los ataques castellanos, recuperando el territorio del Infantado (Urueña, Rioseco, Tordehumos, Torrelabatón…), ocupado por Fernando II desde el año anterior.

Paz de Medina de Rioseco (1181)

Tumba de Fernando II en Compostela.
La inestabilidad con Castilla y con Portugal llevó al monarca leonés a fortalecer los extremos de su reino. En este contexto hay que situar la repoblación de Mansilla de enero de 1181, frente a Castilla y la asignación de términos a Benavente en marzo de ese mismo año, dándole villas y el castillo de Mira[9]. Los reyes se reunieron en Medina de Rioseco el 21 de marzo, donde acordaron tener por frontera la señalada por Alfonso VII, desde Cea y Ceón hasta el Tajo.

Los castillos entregados por parte de León al maestre de Santiago y al prior de la del Hospital fueron: Melgar, Castrotierra, Peñafiel con Peñabraol y con Peñadestal, Siero y Portilla. Los de Castilla eran Santibáñez de Resova, San Román de Entrepeñas, Saldaña, Cea y Cubillas. El acuerdo contemplaba que ninguno de los dos monarcas entraría en el reino del otro, bajo pena de perder los castillos entregados por fidelidad[10].

Paz de Fresno-Lavandera (1183)
Castillo de Saldaña (Palencia).
El acuerdo de Medina de Rioseco no debió consolidarse, por lo que los monarcas, a través de sus embajadas diplomáticas, buscaron un nuevo acuerdo de paz, que se estableció esta vez el 1 de junio de 1183 entre las localidades leonesa de Fresno y castellana de Lavandera, en el camino de Salamanca a Medina. En este encuentro se fijó la frontera entre ambos reinos.

La paz duraría al menos 10 años. Las poblaciones fronterizas desde el río Cea hasta el Duero, que quedaban para el rey de León fueron: Villabarba, Griegos, Almaraz, villa de San Pedro de Latarce, Villavellid, Carbajosa, Villarmenter, todo el término de Villafrechós, Villalinoso, Bohomios, Villamuriel, Pajares, Ceinos, Gordaliza, Vega de Fernando Vermuriz, Santervás, Galleguillos y, más allá del Cea, Mahudes, Talavera y Bercianos; por la parte de Urueña la línea iría por Villagarcía, Morales, Villalosoño hasta Castromaior. Por su parte, para el rey de Castilla quedaban Ciralias, Villanueva, Villar, el término de Urueña, excepto San Pedro de Latarce; el término de Villagarcía, Morales, Castromaior (Aguilar); Villaciso, Villavera, Matilla, Palazuelo de Vedija, Villaesper, Nechas, Ceresinos, Galleguillos y, más allá de Cea, Villarevel, Villegas, Villa Mudarra, Villa Mizar y Peña Melera. Se acordaba también que durante diez años no podía hacerse castillo o fortificación en estas localidades, con la excepción de Urueña, Villagarcía, Villafrechós y Peña Melera.[11]

(Continuará)


[1] R. XIMÉNEZ DE RADA: Historia de los hechos de España. Libro VI, cap. XIII. Madrid 1989, pp. 280-281. J. GONZÁLEZ: Regesta de Fernando II. Madrid 1943, pág. 29.
[2] J. González: Regesta de Fernando II. Madrid 1943, pág. 38.
[3] Regesta.., pp. 54-57.
[4] Regesta.., pp. 60-61.
[5] Regesta.., pp. 63.
[6] Regesta, pág. 71.

[7]Regesta.., pp. 74-77. Es precisamente en este contexto de conflictos con Castilla en el que hay que situar las repoblaciones de Benavente de 1164 y 1167.
[8]Regesta.., pp.126-127.
[9] P. MARTÍNEZ SOPENA, V. AGUADO SEISDEDOS y R. GONZÁLEZ RODRÍGUEZ: Privilegios reales de la villa de Benavente (siglos XII-XIV). Salamanca 1996, pp. 20-23 y 76-77.
[10] Regesta.., pp. 135 y ss.
[11] Regesta.., pp. 140 y ss.

No hay comentarios: