martes, 12 de abril de 2016

La llave de Portugal (1)

Ciudad Rodrigo: una plaza de frontera
"... Una de las guarniciones del lado de Portugal y la llave del país"
(Manuscrito de 1765 -Biblioteca Mazarino, París).

Panorámica de Ciudad Rodrigo.


La frontera hispano-portuguesa ha marcado en gran medida las relaciones políticas, sociales, económicas y culturales de las gentes que han vivido a un lado y otro de la Raya. Sin duda, uno de los ámbitos fronterizos con especial relieve son las tierras situadas entre el Duero y el Tajo (desde Miranda do Douro hasta Alcántara), esto es, del lado portugués, las provincias de las Beiras y del lado español, las de Zamora, Salamanca y norte de Cáceres.
La línea del Duero - o Raya húmeda- en las provincias de Zamora y Salamanca, era una defensa natural, por lo que la fortificación se concentraba en la Raya seca. Aquí, las plazas más importantes fueron Ciudad Rodrigo y La Puebla de Sanabria. La ciudad de Zamora -más retirada de la forntera- quedaba como plaza de retaguardia.

La situación de la Tierra de Ciudad Rodrigo como un territorio y una diócesis de frontera juega un papel similar al de otros espacios rayanos. De hecho, tanto la repoblación de Ciudad Rodrigo y la creación de su obispado a partir de 1161 por Fernando II de León, como la fundación de la sede de Guarda en 1191 y la concesión de carta foral en 1199 por Sancho I de Portugal, estuvieron estrechamente relacionadas. Ciudad Rodrigo y su diócesis nacían en la frontera occidental del reino, frente a Portugal, mientras que Guarda se elevaba a sede episcopal como la réplica portuguesa frente a la diócesis civitatense.

En la denominada "frontera de Castilla" era Ciudad Rodrigo la plaza más importante entre Galicia y Extremadura. De hecho, las tras grandes plazas hacia Portugal eran Tuy, Ciudad Rodrigo y Badajoz. De ello eran conscientes tanto los naturales del país como los extranjeros. Los primeros ya lo indicaron en 1442, cuando defendieron la permanencia de la ciudad el Águeda en el realengo frente a la decisión de Juan II de entregarla en señorío a su esposa, doña María de Molina. Entonces, los regidores, argumentaban que: “la dicha Cibdad esta situada en tal manera que desde Çamora fasta Badajoz non ay Cibdad nin villa nin otro logar, que vuestro sea, por donde se puede fazer guerra a Portogal, salvo por la dicha Cibdad Rodrigo, ca por la Cibdad de Coria, ques vuestra, non se puede fazer poderosamente guerra a Portogal, e de la dicha Cibdad de Çamora fasta Badajoz ay sesenta leguas por el termino de Castilla...”[1]. En términos parecidos se expresaba el corregidor Rodrigo Méndez cuando en octubre de 1592 enviaba a la Corona una relación sobre el estado de la fortaleza de la ciudad: “esta fortaleza de que se trata es muy ynportante a su rreal serviçio (de Su Majestad) por ser como es frontera del reino de Portugal...”[2]

Un visitante extranjero, A. Jouvin, que viajó por España y Portugal en 1672, al poco tiempo de terminar la Guerra de Restauración portuguesa, ponderaba la importancia estratégica de las tres plazas fronterizas:

Tuy es una de las tres plazas de armas, que son Badajoz, Ciudad Rodrigo y Tuy, fronterizas con Portugal, y por donde los españoles lo atacan con tres ejércitos[3].

Los españoles... podrán atacar Portugal por tres sitios diferentes, con tres ejércitos: uno en Tuy, en Galicia; el otro en Badajoz, que está en Extremadura y el tercero, de la parte de Ciudad Rodrigo; pero si no consiguen algo mejor que lo conseguido desde hace diez años, les aconsejo hacer la paz con ellos, porque en esto hallarán tanto honor como provecho[4].

(Continuará)


[1] A. BARRIOS et alii, Documentación medieval del Archivo Municipal de Ciudad Rodrigo. Salamanca 1988, doc. 314, pp. 381 y ss.

[2] Archivo General de Simancas. Cámara de Castilla. Diversos. Leg. 26. Ciudad Rodrigo.

[3] J. GARCÍA MERCADAL, Viajes de extranjeros por España y Portugal. Salamanca 1999, Vol. V, pág. 616.
[4] J. GARCÍA MERCADAL, Viajes de extranjeros por España y Portugal. Salamanca 1999, Vol. V, pág. 631.

No hay comentarios: